Categorías
Sin categoría

Consecuencias Músculo Esqueléticas del COVID – 19

Sabemos que actualmente estamos viviendo la peor pandemia de los últimos 100 años, en donde se han visto afectados al menos 185 países a causa del SARS Cov-2, lo que ha implicado diversas consecuencias en nuestro organismo, tales como el sistema respiratorio, neurológico, inmune entre otros. Sin embargo, se ha demostrado actualmente que otro sistema afectado en gran medida es el sistema músculo esquelético, el cual proporciona forma, estabilidad y movimiento al ser humano.

Los últimos registros en la bibliografía alertan que el COVID-19 tiene como consecuencias la pérdida de masa magra o también conocida como masa muscular lo que trae consigo una cascada de efectos negativos también a nivel articular. También se ha descrito, a partir de estudios realizados en pacientes fallecidos por COVID-19 que existe una desmielinización de las neuronas motoras lo cual contribuye a una mayor debilidad y fatiga muscular. Por tanto, al existir casos de COVID -19 positivos, según el grado de severidad, el sistema músculo esquelético puede verse afectado a mediano o largo plazo, trayendo consigo las siguientes consecuencias:

Mialgia (dolor muscular)
Atrofia
Debilidad
Fatiga

Por otro lado, también se pueden alterar otras estructuras dada su directa relación con la musculatura, los síntomas que se pueden presentar son:

Artralgia (dolor articular)
Disminución de la densidad ósea, ocasionada en gran medida por la utilización de corticoesteroides en etapas iniciales de la inflamación durante el comienzo de la infección como medida temprana de rehabilitación.
Osteonecrosis, muerte del tejido óseo producto de la falta de irrigación sanguínea, también directamente relacionada con la duración del tratamiento con corticoesteroides.
Condrolisis, desaparición del cartílago articular como resultado de la lisis o degeneración de este.

Cabe destacar nuevamente que todos los efectos mencionados en el sistema músculo esquelético dependerán de qué tan grave fue la infección por COVID y si la persona requirió un tiempo prolongado de reposo o no. Es por ello la importancia de mantener un nivel de actividad física constante, ya que este fortalece el sistema inmune, nos protege de mejor manera frente a esta y otras infecciones, y además entrega una base fuerte a nuestro sistema muscular y óseo, de tal forma que, si por alguna razón nos contagiamos, podremos hacerle mejor frente al virus y con ello evitar o mitigar los efectos ya mencionados.

Te invitamos a conocer el programa para pacientes secuelados de Covid – 19, el cual cuenta con la supervisión de nuestros profesionales médicos, kinesiólogos y nutricionistas en un trabajo multidisciplinario donde te acompañaremos a superar tus límites

Categorías
Sin categoría

Actividad Física en el Adulto Mayor un Factor Importarte a Considerar

La actividad física como componente de salud, pasa a ser una verdadera terapia equivalente a un fármaco cuando hablamos de sarcopenia primaria, termino referido a la perdida de masa muscular progresiva que experimenta un ser humano a partir de los 50 años de edad, en conjunto a la sarcopenia se acompañan otros cambios como la desmineralización ósea y perdida del equilibrio, en conjunto a esos cambios existe un mayor riesgo a contraer enfermedades crónicas como osteoartritis, artritis reumatoidea,  enfermedades cardiovasculares y enfermedades cerebrovasculares entre otras. 

La actividad física resulta tener un papel fundamental a la hora de ayudar a prevenir tanto los cambios fisiológicos como las enfermedades crónicas asociadas al adulto mayor.  

Es importante que a tu rutina de ejercicio incorpores trabajos de resistencia, fuerza, equilibrio y flexibilidad los que nos aportan en su conjunto todos los elementos necesarios para mantenernos sanos y activos. 

A continuación, te contamos en qué consisten los diferentes tipos de actividades mencionada anteriormente, los ejercicios de resistencia son aquellos que son mantenidos en el tiempo a una intensidad moderada, tales como caminar, andar en bicicleta, nadar entre otros.

Este tipo de ejercicios nos traerá beneficios a nuestro sistema cardiorrespiratorio, disminuyendo la posibilidad de contraer dislipidemias y/o hipertensión arterial. Así mismo los ejercicios de fuerza son aquellos basados en la sobrecarga ya sea con nuestro mismo peso o con la ayuda de un peso externo tales como pesas, balones medicinales, bandas elásticas entre otros, este tipo de ejercicio resulta fundamental ya que es el encargado de desacelerar el proceso de sarcopenia y osteoporosis. No podemos dejar de lado los ejercicios que aportan una mejora a nuestro equilibrio ya que serán beneficiosos para disminuir el riesgo de caída estos ejercicios pueden ir desde caminar sobre una línea recta, mantenerse sobre un pie o caminar sobre la punta de nuestros pies. 

Finalmente, y no menos importante son los trabajos de flexibilidad lo que nos ayudarán a mantener o mejorar nuestros rangos articulares estos los realizaremos elongando nuestras extremidades ya sea de manera activa o pasiva. 

Es importante que para comenzar una rutina de ejercicios consultes con un experto, En ICCUS Medicina Deportiva te invitamos a generar un cambio e incluir la actividad física dentro de tu rutina diaria para así tener una mayor calidad de vida.